martes, 2 de enero de 2018

La carta de la tortura


Querida Anónima,

Déjame decirte, que eres de esas que tiene delirios de pertenencia.

Que si te veo, mi sentido humanitario lo perderé aunque sea por 5 minutos. Porque tu querida Anónima, me alteras de los píes a la cabeza, haces que me den ganas de retorcer cada parte de tu lindo cuerpecito.

Mi querida niña, entonces... si escuchaste bien, entiendelo! Mi mirada se llenara de odio al ver tan solo tu sombra.
Eres el significado de la repugnancia y del egocentrismo. Sí querida!

Solo lee esta carta con atención, porque te masacrare con un par de palabras. Puede que entiendas ya que eres tan brillante como un agujero negro y el doble de denso.

Espero que el resto de tu día sea tan agradable como tú, ya que causas una inmensa sensación de calidez a cada lugar que llegas. Tan sólo toma mi consejo y sí, tragas maquillaje podrías ser un poco mas bella internamente.

Seguramente tienes tanta materia gris que es posible que flotes.
Eres una idiota completa. Ahora, siempre lo has sido y siempre lo seras. La única posibilidad que tienes de que eso cambie es evolucionar hacia un idiota absoluto.

Tu cerebro es tan pequeño que no le servirá ni a un caníbal para hacerse un canapé.

Tal vez no entiendas ni una sola palabra de la que te he descrito, ya que tu cerebro esta tan seco como una uva pasa.

En fin! no tiene sentido discutir contigo, solo hago esto para desahogarme y evocar los sentimientos negativos que causas en mi.

(by Dalaia Jiménez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario